El jueves 4 de febrero de 2021 el reconocido músico y ministro de Dios, Jaime Murrell, falleció a causa de complicaciones por COVID-19. Su deceso desató una oleada de publicaciones y mensajes de condolencia por parte de los principales sellos discográficos cristianos y representantes de la música cristiana en español, así como por una innumerable cantidad de personas cuyas vidas fueron ministradas por la música y el trabajo de Jaime.

Si bien las muestras de afecto son abundantes, también es tiempo de mostrar apoyo a la familia de Jaime a través de donativos para cubrir los gastos médicos en los que se incurrió desde finales de enero.

Su esposa, Verna, abrió una campaña de recaudación para este fin [mediante tarjeta de crédito con cupo en dólares] y puedes acceder a ella en este enlace de GoFundMe »

Recién pasada la medianoche del jueves, fue publicado este anuncio oficial en la página de Jaime Murrell en Facebook:

Anunciamos que el día de hoy, se graduó Jaime Murrell, tal como él siempre lo decía: “El día de mi muerte, es el día de mi graduación”

Jaime Murrell, un esposo y padre ejemplar, un buen amigo, un apasionado adorador y predicador, por 45 años sirvió a Cristo con todo su corazón.

Deja un gran legado de la pasión por predicar el amor de Cristo como estilo de vida, ver la adoración como obediencia a Dios, amar al prójimo por encima de cualquier título religioso, comprender que nuestra mayor meta es que el carácter de Cristo sea formado en nosotros, clamar por la Paz de cada ciudad, buscar siempre menguar para que sea Cristo el que crezca en nosotros.